El silencio

En el silencio están nuestras respuestas. El silencio es el camino para conectarnos con nuestra verdadera esencia, el alma, esa sabia voz interior que nos guía, nos dice nos guste o no lo que es bueno para nosotros. Solo en el silencio somos capaces de percibir los mensajes de Dios y su universo.

El silencio nos permite calmar nuestra mente que vive permanentemente agitada por los ruidos del exterior y produce sin parar pensamientos de incertidumbre, miedo, juicios, ira, preocupación. Debemos enseñar a nuestra mente a enfocarse en el momento presente para crear pensamientos y sentimientos necesarios, positivos, armoniosos que nos conecten con el ahora que estamos viviendo.

Podemos aprender a crear espacios para que el silencio se manifieste. A través de la música, de la observación, de la meditación, de escuchar los sonidos de la naturaleza, de contemplar algo bello. Practiquemos conscientemente y un día sin darnos cuenta escucharemos en el silencio nuestra verdadera música interior y descubriremos que se ha iniciado el encuentro con nuestra alma.

Deja un comentario